Hablemos de vinilos

A menudo recibo mensajes con consultas como: “Quiero decorar mi casa, mi oficina, la compu, mi heladera”, “Busqué unas imágenes en internet… ¿Esto se puede hacer?”, a lo que respondo que en diseño se puede hacer casi todo!

Antes que nada, es muy importante explicar la diferencia que hay en el mundo del vinilo. Para quienes no saben, existe el vinilo de corte (colores plenos), el vinilo impreso (con base blanca o transparente y variedad de colores, degradados, detalles), el vinilo microperforado (que puede o no estar impreso), el vinilo esmerilado (con diferentes tonalidades de grises) y varios tipos de vinilos más (por eso hablo del mundo del vinilo). A la hora de encarar un proyecto con este material, lo primero que recomiendo es tener imágenes, fotos o ideas en mente para evaluar qué conviene hacer en cada caso.

Hoy me voy a enfocar en el vinilo de corte que es resistente a los espacios externos como internos y a la manipulación de productos químicos para su limpieza. Además, su color original dura entre 7 a 15 años sin perder su valor tonal. Se coloca con facilidad y no se corre el riesgo de que se decolore mientras lo estamos ubicando. Se adapta a cualquier superficie como vidrio, madera, metal, envases de pvc, paredes y heladeras. Pero (siempre hay un pero como todo en la vida), tiene sus limitaciones. Solo viene en colores plenos (rojos, azules, amarillos, rosas, verdes por nombrar algunos) y no sirve para hacer diseños que llevan degradé, muchas variedades de colores o de detalles. Si son trabajos de tamaños muy chicos también se limita a combinar colores y superponer composiciones.

Si leyeron hasta acá les dejo unos tips:

Les recomiendo, siempre que coloquen vinilo en superficies grandes, que intenten que no haga frío o que esté lloviendo ya que el vinilo de corte necesita de calor para fijarse bien al espacio en donde se coloca. Si desean que quede bien adherido a la superficie donde lo pusieron pueden darle calor con una pistola de calor o el clásico secador de pelo y queda bien adherido (ya que el pegamento se activa con calor).

Bueno, espero que les hayan servido estos tips y si tienen alguna duda, solo pregunten, que preguntando y echando a perder es como he aprendido a convivir con el vinilo.

Autora: Karina Araya, especializada en diseño de vinilos y murales
instagram.com/kararaya_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat