La animación como herramienta de diseño y comunicación

Desde mi punto de vista y por experiencia propia puedo decir que el contenido animado destaca por sobre otras formas de comunicar. En el caso de las redes sociales, sin importar el formato (horizontal, vertical o incluso, el preferido de Instagram, el cuadrado), cuando algún elemento dentro de la composición tiene movimiento logra atrapar al usuario que se queda a la expectativa de ver más detalles y entrar en la pequeña historia que se ofrece. Como diseñador e ilustrador creo que si lo que se busca es sobresalir en redes, sin tener que pagar por publicidad, el contenido en movimiento puede ser de gran utilidad.

Hay que pensar el movimiento en función de lo que se quiere comunicar. Por ejemplo, si se desea promocionar un producto, quizás, la mejor opción sea crear una animación dinámica que logre llamar la atención a través de todos sus elementos.

Por un lado, la animación es muy versátil, ya que no solo permite comunicar a través del movimiento, sino que abre la posibilidad de hacerlo por medio de la incorporación de otros recursos como la música y/o distintos sonidos. Gracias a que Instagram y otras redes promueven las publicaciones de carácter audiovisual se amplía la cantidad de herramientas que tenemos a disposición para captar aún más la atención de nuestro público.

Por otro lado, este tipo de contenido no solo es beneficioso para una publicación convencional en nuestro perfil, sino que además, favorece el alcance si luego se decide invertir en publicidad. El rendimiento de un post estático es bastante menor al de aquel que tiene movimiento.

Las nuevas herramientas disponibles en Instagram, como los videos en IGTV o los más actuales reels también suman a la hora de comunicar. El primer formato permite la publicación de contenido audiovisual de mayor duración, lo que exige que lo que se presente sea realmente interesante para que los usuarios lo vean de principio a fin. El formato reels aparece gracias al auge de TikTok, una red social donde todo se cuenta en videos y que representa la mayor competencia en este momento para Instagram.

Sin embargo, no todo es color de rosa y la red de la camarita tiene algunas limitaciones que van desde los formatos preestablecidos para las publicaciones hasta su duración. Para que un post sea considerado como video debe durar más de 3 segundos y no puede sobrepasar el minuto; lo mismo ocurre en sus nuevos reels.

En conclusión, la animación es una de las herramientas con mayor poder en las redes sociales y sabiendo cómo aprovecharla puede ser una gran potenciadora en la comunicación. A ella se suma la versatilidad de la técnica, lo que permite contar historias, promocionar productos y otorgar de personalidad tanto a marcas como a perfiles personales y profesionales.

Autor: Gonzalo Jimena, diseñador gráfico e ilustrador
www.instagram.com/gonza.jota/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat